Feb 152013
 

El viaje hasta Swakopmund resultó de lo más interesante. Una parte de la carretera ya la conocíamos, habíamos visto puestos en mitad de la nada de gente vendiendo artesanías. Es increíble pasan poquísimos coches pero aún así ahí están esperando a que alguien se pare. Nos paramos primero en uno donde había una chica muy joven que me dio la impresión de que estaba embarazada. Llevaba la ropa típica de esta zona y un sombrero que vimos a muchas mujeres con forma trapezoidal. Enseguida se acercaron unos niños que me dijo que eran sus hermanos.

swa1

El paisaje por la carretera era precioso

swa2 Al rato encontramos a una tribu himba que tenía un puesto en la carretera. Esta tribu son originarios de una zona más al norte pero vienen aquí a vender sus mercancías. Nos contaron que una vez que venden todo vuelven a su zona. Son seminómadas y siguen viviendo a la manera tradicional. Se visten únicamente con taparrabos y un montón de collares y abalorios. Se cubren la piel con una mezcla de tierra rojiza para protegerse del sol y nunca se lavan.

 

saw 3 swa4

 

Esta chica estaba embarazada y parecía que no se encontraba muy bien.

saw 6

Con el pelo se hacen una especie de tirabuzones recubiertos de barro seco y se ponen unos adornos típicos en la cabeza. Estuvimos con un grupo que parecían bastante jóvenes. Había varias chicas, dos chicos y unos niños. La que llevaba la voz cantante era una chica que estaba con sus dos hijos pequeños. Era ella la que negociaba los precios. Estuvimos comprando unas pulseras y un elefante de madera. Después nos quedamos un rato hablando con ellos y los niños se hicieron unas fotos. Me parecieron una gente muy espabilada y me encantó haber estado con ellos.

saw5

Seguimos camino y el paisaje fue cambiando a más desértico, cada vez menos vegetación y más arena. Entramos en el Parque Nacional Dorob. La sensación de soledad es impresionante, mires a donde mires no ves a nadie y solo te cruzas muy de vez en cuando con algún coche. Con tanto viaje los niños quisieron salir un poco del coche, se pusieron a correr pero no aguantaron mucho

saw7  Llegando hacia la costa se ve desde lejos la niebla tan característica de esta zona. Yago hizo unas fotos muy chulas, a mi me gusta esta.

IMG_6464

Vimos un grupo de trabajadores haciendo trabajos al borde de la carretera. Estaban durmiendo la siesta debajo de los camiones, y los que no cabían, dormían a pleno sol. Solo de verlos casi me da una insolación.

saw8

Llegamos a la costa, hay varios pueblos un poco fantasmas y al final nos paramos en esta playa. No vimos a mucha gente bañándose, pero si a bastantes alemanes jubilados pescando desde la playa.

saw 9

Estuvimos un par de días en Swakopmund, es una ciudad con aire colonial alemán relativamente agradable. Lo más interesante para nosotros fue la gastronomía (por fin comíamos pescado fresco) y las actividades en la dunas.

saw10

Los niños querían repetir la experiencia del sandboard, así que allá nos fuimos. El sitio era alucinante, dunas y dunas que cuando subes a la primera (no sin esfuerzo) ves un espectáculo alucinante de más dunas que llegan hasta el mar.

IMG_6696

IMG_6645

La duna desde donde se iban a tirar a mi me pareció gigantesca y resultó que era demasiado para la segunda vez que lo hacían. Yago decía que era como una pista negra. De todas formas no lo hicieron mal.

saw11

Mientras tanto Carmen se dedicó a hacer lie-down, otra majadería como diría Jorge. La cosa consiste en ponerse en lo alto de una duna sobre una lámina de cartón o madera flexible y tirarse. Hay que llevar casco y protecciones porque se pueden llegar a alcanzar los 80 Km/h!!!! A Carmen le daba un poco de miedo, así que iba con el monitor la mayor parte de las veces.

swa 12

Al rato los niños vieron que era mucho más divertido y se pasaron a esta modalidad. Se tiraron todos por esta duna y Yago llegó a alcanzar los 72 Km/h y José 69 Km/h.
swa13

IMG_6796

Justo en el último descenso Carmen se cayó pero sin grandes consecuencias. Nos despedimos de este sitio tan fantástico solo por unas horas porque por la tarde Jorge y los niños se fueron a la zona de la costa a hacer un recorrido en quad. Les gustó tanto que insistieron para repetir al día siguiente y también fui yo. A José y Yago les dejaron unos quads para ellos. Era bastante inquietante porque había una pegatina que decía claramente prohibido para menores de 16 años, aunque nadie se inmutó ni preguntó su edad.

IMG_2250

DSCN8192

DSCN8250

IMG_2261

IMG_2259

Nuestro guía nos hizo una demostración muy interesante. En la arena hay polvo de hierro. Pasó un imán por la superficie y consiguió bastante cantidad. Lo retiró del imán y pintó en el suelo un nombre. después pasó de nuevo el imán y parecía como si borrase el nombre. Este hierro, que ha seguido otra transformación es el que da color rojo a las dunas de Sossusvlei.

IMG_6839

De aquí seguimos camino hacia el sur, a seguir disfrutando del desierto, que para mi es uno de los grandes descubrimientos de este viaje.

Mónica

 






  2 Responses to “Swakopmund: costa, dunas y adrenalina”

  1. Pablito says: “estos primos son mis primos, son los primos y yo voy con ellos”. es que este fin de semana nosotros también hemos esquiado pero en nieve y cuando os vio en las dunas se ha sentido muy identificado.
    Carmen me gusta más tu peinado que el de las chicas. Nos da pena no haber hecho esta etapa con vosotros, pero nos damos cuenta que era un poco de más para los niños.
    besos.

  2. Maravillooooooooso

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)